Muy importante - de un amigo nuestro

Foro para presentarse, contar experiencias, acogida a quienes puedan necesitarlo...
Phil
Site Admin
Mensajes: 189
Registrado: Sab Mar 18, 2006 7:06 pm

Muy importante - de un amigo nuestro

Mensajepor Phil » Vie Oct 19, 2007 12:28 pm

1
MANIFIESTO
Mi nombre es Gabriel Hugo Araújo Padilla, soy nacido en Uruguay residente en España desde hace 20 años,
DNI: X1440364N, tel. 609 143 695 - 670 898 350, tengo 39 años y soy padre de un niño de 21 meses de
nombre Gabriel Leonardo Araújo Cadalso, quien al día de hoy viernes 19 de octubre, se encuentra en
paradero desconocido desde que su madre lo sustrajo del domicilio en Marbella, que cautelarmente un auto
judicial fijó para el pequeño, dado que estamos en trámites de separación.
Dicha separación comenzó en el pasado año 2006 en Marbella, cuando por ambición laboral de mi esposa por
arrebatarle el cargo a su jefa, recurrió a una campaña de desacreditación de la misma hasta lograr que la
empresa hiciera una auditoría a la jefa. El resultado de la auditoría reafirmó a la jefa en el cargo, con lo cual
visto que mi esposa no salió muy bien parada de la situación, ya que quedó en evidencia el complot urdido
contra su jefa, pidió excedencia voluntaria y desde ese momento decidió reincorporarse a la empresa pero en
las oficinas de Madrid, preparando previamente a mis espaldas su plan de traslado de toda la familia a Madrid
mientras aún éramos pareja y sin comentarme ella absolutamente nada de sus intenciones. Cabe acotar que
años antes vivíamos en Madrid, salvo el bebé que nació en Marbella.
Pero un día encontré en la casa un certificado de empadronamiento en el que indicaba a mi pequeño hijo como
empadronado en Madrid y mi sorpresa fue mayúscula. Le pedí explicaciones a mi esposa y me confesó sus
planes de que toda la familia se fuera a vivir otra vez a Madrid por sus problemas laborales a lo que me opuse,
ya que en Marbella estábamos muy bien, nuestro pequeño que tenía entonces 6 meses se estaba criando
saludablemente y su hijo Adam de 14 años de un anterior matrimonio, se había restablecido de los frecuentes
ataques de bronquitis que padecía a causa de la contaminación.
Mi negativa me valió de mi esposa una bofetada, hecho que denuncié en la comisaría de policía nacional por
agresión junto con las amenazas contra mi material de trabajo que tenía en la vivienda, ya que trabajo en mi
domicilio y en consecuencia dispongo de absoluta libertad de horarios para cuidar del pequeño, como así lo he
hecho desde que nació.
Cumpliendo sus amenazas contra mi material de trabajo, me secuestró una cámara profesional minutos
después de escuchar una conversación mía de trabajo referente a unas fotos que tenía que hacer para una
página web, hecho que denuncié así como también que me destrozara mi ordenador profesional, la principal
herramienta de trabajo y también mucho equipo muy valioso como un video profesional multinorma, un DVD
grabador, una cadena de música, 48 DVDs y 65 cintas de video con trabajos míos dentro, todo esto con un
perjuicio para mí irreparable, ya que eran trabajos para clientes que no pude cumplir, al igual que la tarjeta
de memoria de la cámara y una cinta dentro del video que contenían importantes trabajos dentro que hasta el
día de hoy no he podido recuperar, a pesar de que está interpuesta la correspondiente denuncia.
El plan de ella era aniquilarme laboralmente como castigo por oponerme a sus pretensiones de llevarse a
nuestro hijo consigo y que finalmente sucumbiera a su voluntad.
Viendo que a pesar de sus acciones contra mi material de trabajo yo seguía adelante laboralmente y no cedía
en la defensa de mi hijo, me comunica un día que se niega a pagar nada de los gastos de la casa como ser
alquiler, luz, agua, gas, teléfono, comunidad, alimentos y pañales del bebé, a pesar de que ella trabajaba
percibiendo un salario más que digno, con lo cual aumentó la presión económica sobre mí y no teniendo más
alternativa que asumir también esa carga por no poder irme de la vivienda que era también mi puesto de
trabajo.
Notando que ese abuso tampoco tenía su efecto, mi esposa aprovechó un viaje mío de trabajo para interponer
denuncia contra mí por abandono de hogar y secuestro del vehículo familiar. Su objetivo era que tampoco
2
pudiera viajar por trabajo, específicamente con la Plataforma de Mujeres Artistas Contra la Violencia de
Género pues soy el ingeniero de sonido de tal plataforma desde que su presidenta, la cantante Cristina Del
Valle, la fundara.
Archivada esa denuncia contra mí cuando volví del viaje aportando las nóminas que demostraban que estaba
trabajando y que ella lo sabía perfectamente, comenzó a utilizar a nuestro hijo ocultándolo en la casa de sus
padres que vivían a sólo 200 metros de nuestro domicilio para así angustiarme con el hecho de no ver a mi
pequeño y dando instrucciones a sus padres de no dejar que vea al bebé mientras ella estaba trabajando.
Durante varios días me presenté en la casa de sus padres para intentar recoger a mi hijo y éstos jamás me lo
entregaron, a pesar de ser yo el padre de la criatura y a pesar de que el niño al verme, lloraba para venirse
conmigo, sujetándolo su abuela materna e impidiendo que el niño se viniera conmigo ante el llanto del
pequeño. También desde ese momento mi esposa sistemáticamente ocultaba el coche familiar para que no lo
usara cuando escuchaba que lo necesitaba por trabajo, hechos éstos también denunciados.
Por fin después de varios días sin ver al pequeño, logro estar una mañana con él y me lo llevo al parque donde
habitualmente juega el pequeño, presentándose de improviso mi esposa en el parque para arrebatarme al niño,
cosa que me niego después de estar tantos días sin verle y opto por retirarme con el niño del parque cuando
me intercepta en plena calle y se pone a forcejear violentamente con el carro del niño para que se lo entregue,
hasta el punto de casi hacer caer al niño, al que cojo en brazos para evitar males mayores y también intenta
arrebatármelo de mis brazos con el pequeño llorando, pues la madre le estaba tirando de una pierna y
haciéndole daño. Viendo una pareja de policía municipal a caballo, les grito haciéndoles señas para que se
acerquen y nos piden la documentación, llegando otra pareja de policía municipal que nos preguntan qué
había pasado, obligándome a entregar el niño a la madre primeramente. Mientras relataba lo sucedido, el
pequeño lloraba en brazos de su madre y estiraba sus bracitos hacia mí para que le cogiera, hecho que no pasó
desapercibido a los cuatro policías entre los que había una mujer, que inmediatamente exhortaron a mi esposa
a retirarse y entregarme el niño allí mismo, cosa que hizo y seguidamente se marchó muy enfadada.
La sorpresa mía fue esa misma tarde cuando recibo una llamada de la policía nacional instándome a que me
presentara a declarar, pues mi esposa había formulado una denuncia contra mí y mayor fue la sorpresa al
conocer el contenido de la denuncia, pues la denuncia era por maltrato diciendo que yo la había empujado en
plena calle para que no llamara a los policías municipales y para que éstos no intervinieran. Me dicen los
policías nacionales que en consecuencia quedaré detenido aplicando el protocolo de la ley integral de
violencia de género, a pesar de decirles que investiguen los hechos contactando con los policías de esa
mañana que podrán afirmar la falsedad de la denuncia. Me contestan que lo diga al siguiente día en el juzgado,
pero que esa noche la pasaré en el calabozo de la comisaría.
Al siguiente día después de la sesión humillante de huellas y fotos de frente y de perfil, me sacan esposado en
un furgón policial rumbo al juzgado de Marbella, donde permanezco en los calabozos a espera de declarar
ante el juez junto a otros cuatro padres como yo víctimas de denuncias falsas, incrédulos de los que nos había
pasado y todos llorando desconsoladamente. Antes de declarar nos ofrece el fiscal un trato por el cual si nos
inculpábamos, nos condenaba a 6 meses de prisión en vez de los 9 meses que tocarían si fuéramos a juicio y
saldríamos condenados. Yo me opongo al trato por tener opciones de ser absuelto en el juicio penal por los
testimonios de los policías pero el resto de padres acepta el trato por no tener testigos, a pesar de ser una falsa
denuncia. Llega mi turno de declarar y me afirmo en mis declaraciones a la policía, pero aún así me dictan
orden de alejamiento y régimen de visitas de todos los días de 10 a 15 hs., algo inusual en un régimen de
visitas tan amplio pero comprobando la juez que soy yo el que cuida al niño durante casi todo el día.
Celebrado el juicio a los 15 días, la juez de lo penal nº6 de Málaga dicta sentencia a mi favor declarándome
inocente y apoyándose en el informe policial que aporto y que dice que no hubo agresión alguna.
3
Con la sentencia absolutoria y revocadas las medidas de alejamiento, no vuelvo al domicilio familiar como era
mi derecho por miedo a más denuncias falsas y opto por trasladarme a otro piso cerca del de mi hijo. Como
todavía queda en la vivienda parte de mi material de trabajo, nuestros abogados acuerdan fijar un día para
retirar mi material de trabajo, pero mi esposa se opone y cambia la cerradura del domicilio para que no pueda
entrar. Pasados unos días me acerco al domicilio en compañía de un testigo y mientras mi esposa está
trabajando, hablo con su hijo de 15 años Adam para que me hiciera el favor de abrirme la puerta y poder
retirar mi material, ya que lo necesito para trabajar. El niño entendiendo la necesidad lógica de mi material de
trabajo, me abre la puerta y puedo sacar las cosas que quedaban, lo cual enfureció más tarde a su madre que
interpuso una nueva denuncia falsa diciendo que el niño me abrió la puerta porque yo le amenacé de muerte,
algo absurdo y negado por el testigo que me acompañó, un profesor de instituto del mismo año que cursaba
Adam y que accedió a acompañarme. Era tal la furia de la mujer por haber yo sacado mis cosas de la casa, que
interpuso en esos dos días, tres denuncias falsas más tan absurdas como que rompí el coche familiar, que la
acosaba, que la maltrataba psicológicamente, etc.
Tan evidente era la falsedad de sus denuncias, que el fiscal se reunió con los dos para que firmáramos un
acuerdo de sobreseimiento de todas las denuncias penales, que a los pocos días ella volvió a violar con una
nueva denuncia falsa más argumentando que no le pagaba las pensiones, precisamente en la víspera de la
celebración de las medidas provisionales y pidiendo orden de alejamiento contra mí para evitar que pudiera
presentarme en el juicio, lo que equivaldría a que todas sus peticiones fueran aceptadas. El fiscal una vez más
se dio cuenta de la maniobra infame y se opuso a la orden de alejamiento, archivando la denuncia y
haciéndole una advertencia por “instrumentalizar las medidas de protección a la mujer en casos que nada
tienen que ver con la violencia doméstica”. En consecuencia pude presentarme al juicio pero se suspendió por
una cuestión burocrática de competencias entre dos juzgados, al presentar el abogado de mi esposa la
demanda de divorcio en el juzgado de violencia de género, aún conociendo la ausencia de maltrato, pues
presentó la demanda ya sabiendo que había sido yo absuelto en la sentencia.
Visiblemente contrariada, mi esposa comenzó a recortar sin aviso los horarios que yo estaba con el niño y
obligándome a cumplir estrictamente el horario de visitas, teniendo que entregar el bebé al menor de 15 años,
pues ella no podía atender al pequeño por estar trabajando, lo que es poner en situación de riesgo al bebé por
dejarlo al cargo de otro menor de 15 años. Este hecho fue puesto en conocimiento de la Fiscalía de Menores
de Málaga que inició una investigación que aún sigue su curso, por la complejidad del caso y el
incumplimiento reiterado en las funciones de la patria potestad por parte de la madre.
Paralelamente tengo que aguantar insultos y amenazas de que jamás volveré a ver a mi hijo o “ándate con ojo
que te mando al talego cuando yo quiera” y advertido por las organizaciones civiles de protección a la
infancia, me dicen que si dice eso es que me denunciará por abusos sexuales con el niño o maltrato hacia él,
con lo cual por precaución tengo que someter al niño a una análisis médico completo cada 15 días, para
con los informes médicos favorables atajar esa posibilidad.
Lamentablemente hoy en día con las leyes vigentes y los “protocolos” de actuación policial, poco puede hacer
un padre para defenderse de los ataques constantes de su mujer. Prueba de ello es que ignorando la
advertencia del fiscal de instrumentalizar las medidas de protección a la mujer, mi esposa se presentó ante la
comisaría de policía nacional en agosto alegando maltrato psicológico por yo llevarme durante cuatro
días el coche familiar que es un bien ganancial de ambos y que ella en exclusiva estaba usando desde
marzo. El motivo de coger yo el coche fue por dos trabajos urgentes y por no encontrar disponibles coches de
alquiler por estar próximo el puente del 15 de agosto y saturada la demanda turística de coches de alquiler en
Marbella. Cabe acotar que por miedo ante más denuncia falsas, no cogía el coche familiar desde marzo y
alquilaba uno cada vez que lo necesitaba por trabajo. Requerido a declarar ante la policía por el uso del coche,
me presento con la documentación que acredita que el vehículo también es de mi propiedad con las facturas
4
pagadas por mí de reparaciones, seguros, letras y la copia de la denuncia que antes ella ya había interpuesto
contra mí por el uso del vehículo y que se había archivado en los juzgados de Marbella, lo que significaba que
la actual denuncia era repetida de otra anterior ya desestimada. Ante mi sorpresa, el policía alega aplicar el
protocolo de “discriminación positiva” por el cual la verdad es la que alega la mujer, a pesar de que ese
protocolo con severas cuestiones de inconstitucionalidad, se aplica sólo en casos de violencia de género,
pero el policía alegó que era un caso de maltrato psicológico hacia mi esposa por utilizar el coche familiar sin
su consentimiento, por lo que acusándome de “hurto de vehículos a motor” me detiene en la misma comisaría,
me incauta la llave que yo tenía del coche desde que lo compré, haciendo con ello justicia por mano propia
y HASTA EL DÍA DE HOY NO ME HAN DEVUELTO MI LLAVE.
Después de dos días detenido en los calabozos de la comisaría de policía nacional de Marbella, posiblemente
en el único caso en España de acusación de hurto por utilizar un coche que es de mi propiedad y de no
devolverme la policía la llave de mi coche, paso a disposición judicial donde la juez atónita ante el
procedimiento policial, decreta inmediatamente mi puesta en libertad sin fianza, aunque el procedimiento
quedó abierto en espera de la celebración del juicio y en consecuencia, yo estoy acusado por la justicia
española de hurto de mi propio vehículo, a pesar de que una anterior denuncia por el mismo hecho haya sido
archivada.
Ya en libertad después de estar por segunda vez detenido por denuncia falsa, sigo cuidando de mi hijo y
ocupándome de sus necesidades la mayor parte del tiempo, al tiempo que lentamente voy comprando el
material de trabajo que me sustrajo mi mujer, soportando la mayor carga económica de su manutención y a
pesar de ello, abonándole a la madre del niño la pensión alimenticia que claramente no está gastando en el
menor.
Pero me encuentro que el pasado martes 16 de octubre, voy a buscar al niño y no está en el domicilio familiar.
Como esto ha ocurrido anteriormente y hubo muchos días en que ella no ha querido dejarme al niño o
simplemente me tenía esperando una hora en la puerta hasta que aparecía con el niño, desistí ese día y volví al
siguiente. Pero tampoco contestaba y le mandé un SMS pidiéndole explicaciones y me contestó con un
escueto “habla con tu abogada”. Mi abogada nada sabía hasta que llegó a su despacho y se encontró con un
fax de su abogado en el que decía que mi esposa se marchaba con el niño sin dejar dirección, ni fecha de
partida.
Hasta el día de hoy no sé el paradero de mi hijo. He enviado varios SMS a la madre del niño y no me ha
contestado sobre dónde está el pequeño. Ante mi insistencia, sólo me ha puesto un SMS en el que dice que el
niño está bien, pero se niega a que yo le vea porque teme que me lo lleve como ha hecho ella. No se ha
pronunciado respecto al tiempo de esta situación impuesta por ella.
Me personé el 17 de octubre en la comisaría de policía nacional de Marbella para interponer denuncia, pero no
quisieron admitirla alegando que no hay ningún hecho delictivo en que la madre del niño se lleve al bebé a
dónde quiera e impida que le vea, a pesar de que un auto judicial fija el domicilio del pequeño en Marbella. Al
otro día nuevamente me presenté y ante mi insistencia sí me permitieron poner la denuncia, pero sin alegar ni
secuestro ni sustracción del menor.
Esta mañana me presenté ante la Fiscalía de Menores de Málaga para hacer una comparecencia de denuncia,
pero no la recogieron pues están de mudanza con los ordenadores apagados.
Llevo desde junio con tratamiento de psicoterapia para intentar contrarrestar los efectos perniciosos del
síndrome de ansiedad que me diagnosticaron, provocado por la situación de angustia permanente al que me
tiene sometido la madre de mi hijo.
5
EN CONSECUENCIA POR TODOS LOS HECHOS RESEÑADOS:
ES MI DECISIÓN PARTIR ESTA TARDE A MADRID A LAS 16 HS Y UNIRME A LA HUELGA DE
HAMBRE INICIADA POR EL PAPÁ RICHARD MONTEGHEPARDI FRENTE AL MINISTERIO DE
JUSTICIA EN MADRID (C/ MANZANA, 2), ASUMIENDO CADA UNA DE SUS RAZONES Y
AGREGANDO LAS MÍAS PROPIAS, DE TOTAL DESAMPARO MÍO Y EL DE MI HIJO, AMBOS
VÍCTIMAS DE LA MALICIOSA ACTITUD DE LA QUE AÚN ES MI ESPOSA, LA SISTEMÁTICA
VIOLACIÓN POR SU PARTE DE CUANTAS DISPOSICIONES JUDICIALES AFECTAN NUESTRO
CASO, ADEMÁS DE LAS FLAGRATES VIOLACIONES AL CÓDIGO CIVIL Y EL CÓDIGO PENAL
VINCULANTES, ANTE LA TOTAL INDIFERENCIA DE LOS ÓRGANOS COMPETENTES EN LA
MATERIA.
LA HUELGA DE HAMBRE LA MANTENDRÉ HASTA QUE PUEDA VER NUEVAMENTE A MI HIJO,
RESTITUÍDA LA RELACIÓN PATERNO-FILIAL ABRUPTAMENTE INTERRUMPIDA POR LA
MADRE Y LOS ORGANISMOS CORRESPONDIENTES INSTEN LAS MEDIDAS OPORTUNAS DE
PROTECCIÓN AL MENOR CON LAS GARANTÍAS CONTEMPLADAS EN EL ARTÍCULO 158 DEL
CÓDIGO CIVIL.
Y PARA QUE ASÍ CONSTE, FIRMO ESTE MANIFIESTO EN MARBELLA, A LOS 19 DÍAS DEL MES
DE OCTUBRE DE 2007.
Fdo. GABRIEL ARAÚJO
Tel.: 609 143 695 - 670 898 350
gabriel@informaticamusical.es

RAFAEL
Mensajes: 75
Registrado: Jue Feb 08, 2007 10:39 am
Ubicación: SEVILLA

Mensajepor RAFAEL » Vie Oct 19, 2007 8:36 pm

Hola compañero de hombres mal tratados, como yo. Leí tú historia y la verdad es que es para poner los pelos de punta. Lamento mucho que estés pasando por ese calvario por culpa de esa "tia". Te doy mi más sincero apoyo y me duele y me llena de rabia vivir en un país donde dicen que vamos a la cabeza pero no sé de qué ............ pués cosas tan simples como tener una ley justa para todos NO EXISTE. Animo y pá alante .......... Un abrazo

fobos
Mensajes: 229
Registrado: Mié Jul 26, 2006 11:53 am

Mensajepor fobos » Vie Oct 19, 2007 11:24 pm

Un abrazo y todo mi apoyo para Gabriel.
"La obra maestra de la injusticia es hacer que algo parezca justo sin serlo." Platón


Volver a “Acogida”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 4 invitados